EL DEBATE: Educar y formar para ser capaces de ver

.

Por Andrea Elissamburu

CONICET. Cátedra de Anatomía Comparada, Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

Uno de los objetivos educativos, en todas las carreras y en todos los niveles de educación —ya sea en la educación básica, carreras científicas, artísticas o técnicas— tendría que ser el de “generar la capacidad de ver”.

Me refiero a ver como reconocer algo para luego poder generar otra cosa distinta con ello. Si tenemos una olla, puede ser simplemente una olla, pero para aquel que tiene la capacidad de ver la olla será un recipiente, será una herramienta, será sonido, será una invención humana, será un trabajo en metal, será una posibilidad de cocinar, será un aroma a puchero, será la ausencia de comida, será una forma, será el frío del metal o el calor del fuego, será el surgimiento de la sociedad, será un material a reciclar, será una tapa, una trampa, una nave, una cueva o casa para algún animal, será un objeto perdido, será algo que buscar en comunidades arcaicas, será el inicio de algo, el final de algo, algo que mejorar, algo que mantener, será su función, su significado, su esencia, su dueño, su futuro, será tiempo.

Seguir leyendo

«Muchos países del mundo se han dado cuenta de la necesidad de usar racionalmente la energía, pero sin que eso signifique una pérdida del nivel de vida ya obtenido, el cual tiene mucho que ver con una amplia utilización de la energía. En América Latina hace tiempo también que muchos países se dieron cuenta de la importancia y valor de la eficiencia energética. Para lograrlo han desarrollado nuevas políticas y organizaciones, obteniendo importantes resultados económicos y de ahorro de energía. Venezuela tiene un consumo de energía eléctrica mucho mayor que cualquier otro país de América Latina y a pesar de que también se ha intentado controlar su utilización, está muy lejos de lograrlo. Se presenta en este trabajo una revisión y una discusión detalladas acerca del significado, importancia y valor de la eficiencia energética (EE) y del uso racional y eficiente de la energía (URE). Se revisan históricamente los enfoques y decisiones de política que han seguido muchos países del mundo, tanto desarrollado como en desarrollo, especialmente de América Latina. Se revisan las iniciativas que se han tratado de tomar en Venezuela y se concluye con la necesidad de definir una política energética integral, en la cual las medidas de eficiencia energética estén claramente delineadas y se mantengan a lo largo del tiempo, valorizando su significado y produciendo resultados concretos, entre los cuales se asegure un cambio de cultura de los consumidores, de la dirigencia política y de las empresas operadoras. Se propone un conjunto de medidas y de áreas de investigación y desarrollo tecnológico, que pudieran servir para proyectos de cooperación con otros países de América Latina.»

Descargar documento

Seguir leyendo

«Hace casi medio siglo, la sociedad tomó conciencia de los alcances de una revolución impulsada por los avances de la ciencia y la tecnología. Un fenómeno al que Daniel Bell (1994) denominara como “sociedad postindustrial” y se lo conoce hoy como “sociedad del conocimiento”, o “economía del conocimiento”, aludiendo a la repercusión social y económica de los desarrollos cognitivos. Varios autores señalaron entonces que, como consecuencia de la transformación emergente, las instituciones del conocimiento, en particular las universidades, habrían de pasar a ser las más importantes en la estructura social (Freeman, 1987; Linstone, 1970; Lundvall, 1992; Nelson, 1993; Etzkowitz y Leydesdorff, 1998). Durante los años posteriores fue posible confirmar que, efectivamente, muchos cambios radicales e irreversibles acontecen a un ritmo acelerado. La ciencia ha abierto enormes posibilidades para el desarrollo de las sociedades en armonía con el ambiente natural, mientras que la tecnología pasó a ocupar un lugar -si bien no exento de riesgos- inédito en la vida cotidiana. Su continua mutación pone a prueba la capacidad de los individuos y la sociedad en su conjunto para asimilar las posibilidades que se abren.»

Descargar documento

Seguir leyendo

«En esta tesis se describe la cultura organizacional del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) en el marco del Plan de Internalización del Plan Estratégico Institucional, período comprendido entre los años 2005 a 2007. El objetivo fue el de describir la cultura y su incidencia en la puesta en marcha del cambio organizacional que se proponía. En lo que hace referencia al cuerpo principal de esta tesis se realizó una descripción de la organización y los paradigmas que fue atravesando desde su fundación hasta el plan de internalización. Completa dicho análisis, la interpretación de los datos relevados a campo y se realiza, a partir de dicha investigación cualitativa, la descripción de los tres niveles de cultura; los artefactos culturales, los valores y las presunciones básicas. Esta investigación aporta conocimiento inédito en el campo de la cultura del INTA ya que el material recolectado abarca a la organización en toda su extensión territorial y a todos los niveles de los miembros de la organización en un proceso participativo que refleja el pensar y el sentir de las personas.»

Descargar documento

Seguir leyendo

«En esta investigación se analiza la construcción de trayectorias académicas de varones y mujeres en las disciplinas de Ingeniería en Computación y Biología dentro de la Universidad de la República (UdelaR). Principalmente se evidencia cómo las mujeres construyen sus trayectorias enfrentando más discontinuidades y obstáculos que sus colegas varones. La acumulación de los efectos negativos de diferentes tipos de barreras (contextuales, materiales y de roles de género) coloca a las mujeres en una situación de desventaja. El punto más crítico de estas desventajas es la asunción de responsabilidades de cuidados durante el inicio de las trayectorias académicas. El avance y desarrollo de diversos mecanismos de estímulo, la mayor especialización disciplinar y la creación de una institucionalidad que sustenta la formación de grado y posgrado, permite hablar hoy de la proyección de trayectorias académicas “normales”. Algunos de los cambios dentro de la organización de la ciencia académica nacional pueden aumentar las desigualdades en la construcción de las trayectorias de varones y mujeres, por ejemplo, la institucionalización de la formación de posdoctorado a nivel nacional y la medición de la productividad, dado el ritmo con que se espera se publiquen resultados.»

Descargar documento

Seguir leyendo