Dante y Galileo, unidos por el Infierno

 

Alejandro Manrique